Stardanze

Este curso hemos comenzado a impartir por primera vez clases de un estilo de baile que viaja entre dos disciplinas: la danza clásica y la acrobacia. Se trata del acro dance, que se define por su carácter deportivo y su coreografía única. ¡Seguro que se lo habéis visto practicar, de manera magistral, a los bailarines del Cirque du Soleil!

Ahora se puede disfrutar de este estilo en nuestras instalaciones, para grupos de niños y de adultos, de la mano de nuestra profesora Cora Steendam, holandesa de origen y valenciana de nacimiento, que cuenta con una amplia formación en la materia: empezó con cinco años a aprenderla y ha competido hasta los 19 años con el Club Fitness Sedaví, equipo con el que consiguió la medalla de oro en el Campeonato de España de Fit Kid, justo antes de retirarse. Además, se ha instruido también en ballet y en hip hop y ha trabajado en una compañía de musicales.

Según explica la profesional, el acro dance, al ser un 50-50% danza y gimnasia, requiere de fuerza, agilidad, flexibilidad y de saber (o aprender a) hacer acrobacias, saltos y bailar, tanto en pareja como en grupo. Algunos de los ejercicios básicos que no pueden faltar en una de las clases iniciales de Cora son la voltereta en el suelo y la lateral y el pino, para luego comenzar a complicarse con el pino de una o dos vueltas, el pino puente, el remontado, la lateral con una mano y sin manos, el zigzag y el mortal. Aunque, como indica, muchas de las niñas que comienzan en la escuela ya saben hacer algunas de estas figuras, pero la profesora les ayuda a perfeccionarlas.

Sobre todo, en el caso del zigzag y el moral, que son dos de los ejercicios más complicados y que más asustan en un principio a las pequeñas, por la colocación de las piernas y de las puntas estiradas, entre otras razones. Aunque Cora también destaca como difícil lograr coordinar a todos los estudiantes y como imprescindible un calentamiento previo intenso para evitar lesiones, que consiste, sobre todo, en correr y en realizar ejercicios de flexibilidad propios de la gimnasia rítmica. “De esta manera les ayudo a que no tengan rechazo a hacerse daño, porque no se lo van a hacer; el miedo solo es una barrera que se puede quitar”, expresa.

Pero la responsabilidad de la profesora en sus clases no termina en la formación física de los alumnos, sino también en la motivación psicológica. “Intento ayudarles a que se den cuenta de la importancia de esforzarse, de ponerse las pilas y de aportar todas sus ganas y su talento a cada ejercicio, además de hacerles saber por qué deben estar fuertes para practicar acro dance y que no se quejen de cansancio a los 10 minutos del inicio del entrenamiento”, valora Cora.

La alimentación también es un factor de relevancia en el mantenimiento físico y psíquico de los estudiantes para que su salud y su energía no se vean resentidas durante un entrenamiento. A nivel general, su dieta debe estar compuesta de un 30% de frutas y de verduras; un 30% de carbohidratos (pan, pasta, patatas, arroz o maíz); un 20% de proteínas (carne, pescado y huevo); un 15% de lácteos (leche, queso o yogur), y un 5% de grasas y azúcares (mantequilla, aceites, salsas o golosinas), si no se consiguen evitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 94.493 bad guys.