Psicología y danza

Hola de nuevo!

El día 11 de abril se celebró el día mundial del Párkinson y en la Sede del Ballet Nacional Español impartieron una clase muy especial para gente que sufre esta enfermedad. Fueron los profesores Antonio Najarro (el director del Ballet), 12 de sus bailarines y 5 miembros de la plataforma Danza para el Párkinson los que dirigieron esta actividad durante la jornada.

Para poneros en contexto, ésta es una enfermedad neurodegenerativa producida por la muerte de neuronas de la sustancia negra (lugar donde se produce el neurotransmisor conocido como dopamina). La conocida dopamina es importantísima en el circuito encargado del control de movimientos, los ganglios basales. Dicha alteración que ocurre en este circuito provoca el desarrollo de síntomas como temblor, rigidez, lentitud de movimientos, etc… Además, la causa es desconocida por lo que tampoco se puede prevenir su aparición. Antonio Najarro quiso compartir un espacio con las personas de esta asociación y sus compañeros del Ballet, y durante una entrevista lo que comentó fue que “se creaba una energía increíble, al ver que ellos se convierten en bailarines por un día”. Así se sienten uno más e incentivan mediante la danza prácticas de equilibrio, expresión de emociones y diversión. La disciplina impartida ha sido la danza española, la cual quedará incorporada al repertorio de Danza para el Párkinson (programa que se imparte en 120 comunidades de 16 países).  

Hace ya 15 años en Nueva York, el coreógrafo Mark Morris realizaba esta terapia para la conocida enfermedad afirmando que era un “puente para el bienestar social”. Los fundadores de la Asociación afirmaban que, aunque en estos casos la medicación es imprescindible, lo que también se intenta trabajar con los pacientes es mejorar su calidad de vida (y qué mejor manera de hacerlo que bailando!).

Qué bien que existan propuestas de este tipo por el mundo, tratando de ayudar a personas a encontrar actividades para disfrutar mediante la danza y además trabajar aspectos físicos con el fin de conseguir una calidad de vida, mejorando algunos síntomas a la vez de mover el cuerpo al ritmo de la música y beneficiarnos de todos sus aspectos. En estos casos todos los participantes (tanto alumnos como profesores) sacan algo de ello, ya que las personas que imparten la clase incluso acaban aprendiendo más que los que la reciben. Por más propuestas así en España! 

 

Candela Gandia
Candela Gandía

Soy psicóloga, bailarina y una apasionada del arte y de las emociones humanas. Mi vocación es sin duda ayudar a las personas y sacar lo mejor de ellas para que puedan aumentar su bienestar y confianza. Confío en que todos estamos aquí para disfrutar del camino que tenemos como personas únicas e irrepetibles y descubrir aquello que nos hace felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 82.935 bad guys.