Stardanze

Estamos a una semana de que comience la final de la Dance World Cup, una de las competiciones internacionales de danza más grandes que se celebran anualmente en nuestro país, y nuestro equipo de competición Mammahood ya está ultimando los detalles de sus actuaciones junto a sus coreógrafas y profesoras para darlo todo en el escenario a partir del miércoles, 27 de junio, el sexto día de concurso.

Estas diez bailarinas presentarán las cuatro coreografías que fueron seleccionadas en las primeras fases del certamen (con dos platas y dos bronces, el año que mejores resultados ha obtenido la escuela de danza) de entre las 14 presentadas. Se trata de Last Dance, pieza de modern, y Hey Pachuco!, de jazz, interpretadas por las diez competidoras y coreografiadas por Ana Giménez; Goran (danza contemporánea), defendida por Sandra Martínez, Mar Pons y Paula Germán y coreografiada por Lorena Ortiz, y Behind (danza contemporánea), individual de Lorena Ortiz, interpretada por Sandra Martínez.

El equipo está formado por María Lucas, Roció Pilan, Marisa Rodrigo, Natalia Mascarell, Patricia Pastor, Ana Madrid, Paula Fuertes, Paula Germán, Mar Pons y Sandra Martínez, con edades comprendidas entre los 14 y los 24 años.

Las piezas interpretadas, con las que llevan trabajando más de nueve meses, destacan, según indica Ana Giménez, codirectora de Stardanze, por la técnica, la coordinación y la expresividad de las bailarinas, en actuaciones elegantes que dan protagonismo a la calidad de los movimientos.

Una competición que, a pesar de los nervios que pueda provocar en las jóvenes, les hace mucha ilusión. De hecho, es la primera vez que el equipo senior se clasifica con todas las piezas que presentaron. Aunque las bailarinas también tendrán tiempo para hacer turismo por Sitges, la localidad que acoge el evento. “Lo mejor de estos viajes es, precisamente, el tiempo que todas pasamos juntas; es algo que une al equipo, que acerca a las personas y que ayuda a conectar y a empatizar, y eso se nota en el escenario; una sonrisa de complicidad entre ellas en el escenario es mágico”, señala Giménez.

Son conscientes de que ganar la competición es complicado, ya que existe mucho nivel y para ellas ya es un “gran resultado haber llegado a la final y compartir escenario con grandes bailarines del mundo”, según indican. Eso sí, si lo consiguen, después de la alegría que les invadirá, pasarán a centrarse en el siguiente objetivo del equipo: darlo todo en la final internacional en Luxemburgo de la competición Anaprode y, sobre todo, preparar la temporada 2019 y seguir aprendiendo y disfrutando con la danza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please leave these two fields as-is:

Protected by Invisible Defender. Showed 403 to 91.304 bad guys.